11 jul. 2012

Volver a comenzar

Había perdido las ganas, las fuerzas. Tenía que hacer esfuerzos para levantarse y seguir. Se ponía metas para que la rutina no se la fagocitara, imposible avanzar sin un objetivo, porque todo carecía de sentido.


 No sabía cuándo fue que perdió la capacidad de soñar despierta, de tener sueños o ilusiones, y mientras lo pensaba recordó, claro no es fácil progresar cuando uno a uno se fueron sumando los rechazos, el maltrato, era imposible sentirse bien, cuando todo a su alrededor era hostil.


No es que necesitara el aliento de otros, sino que saberse no amada, sentir que no podía despertar en nadie aunque más no sea un pequeño sentimiento le quitaba cualquier deseo de evolucionar. Creyó que esa sensación no se terminaría nunca, que estaría metida en ese infierno eternamente.


Probó con todo, darle una nueva oportunidad a la vida, creer en las personas a pesar de todo, intentó no hacerle caso a las heridas, a pesar del dolor; pero cada vez era más difícil, los intentos fracasaban y chocaba siempre con la misma piedra, la indiferencia.


Se atribuyó los fracasos, se culpó de no despertar afecto, hasta llegó a no hablar, y no interactuar con las personas para evitar más sufrimiento, pero parecía que todo era imposible, cuánto más se encerraba, más dolor padecía. Exponerse también la hacía vulnerable al padecimiento.


Un día sin querer sin saber cómo ni cuándo, todo comenzó a cambiar, como cuando después de días y días de tormenta y lluvia sale el sol y uno se olvida que hasta ayer los días eran grises, así fue como la vida le dio una nueva oportunidad, en realidad encontró la ocasión de mostrarle que siempre se puede comenzar de nuevo y que hay personas diferentes, muy diferentes.


 Alguien la llamó "princesa" pensó en el tiempo que había transcurrido sin escuchar esa palabra y más que eso, lo lindo que se sentía ser la princesa de alguien. Era increíblemente hermoso. Y volvió a soñar, a creer que todo era posible, que podía ser capaz de construir su realidad y dejó todo atrás.


 Ahora ella es la dueña de su destino y puede hacer y deshacer a su antojo. Volver a sentir que vale la pena y todo es posible si uno se lo propone. Los días vuelven a tener sol porque lentamente las heridas están cerrando y los recuerdos cambiando,  hasta aquellas canciones que le traían malos recuerdos hoy son parte de una nueva historia,  algo realmente hermoso, porque hoy puede olvidar todo aquello, y creer, porque nunca hay que dejar de tener fe, pero ella ya lo había olvidado.


5 jun. 2012

Hijos de la Luna



Tonto el que no entienda.
cuenta una leyenda
que una hembra gitana
conjuró a la luna
hasta el amanecer.
llorando pedía
al llegar el día
desposar un calé.
"tendrás a tu hombre,
piel morena,"
desde el cielo
habló la luna llena.
"pero a cambio quiero
el hijo primero
que le engendres a él.
que quien su hijo inmola
para no estar sola
poco le iba a querer."
Luna quieres ser madre
y no encuentras querer
que te haga mujer.
dime, luna de plata,
qué pretendes hacer
con un niño de piel.
a-ha-ha, a-ha-ha, 
hijo de la luna.


de padre canela
nació un niño
blanco como el lomo
de un armiño,
con los ojos grises
en vez de aceituna --
niño albino de luna.
"¡maldita su estampa!
este hijo es de un payo
y yo no me lo callo."
Luna quieres ser madre
y no encuentras querer
que te haga mujer.
dime, luna de plata,
qué pretendes hacer
con un niño de piel.
a-ha-ha, a-ha-ha, 
hijo de la luna.
Gitano al creerse deshonrado,
se fue a su mujer,
cuchillo en mano.
"¿de quién es el hijo?
me has engañado fijo."
y de muerte la hirió.
luego se hizo al monte
con el niño en brazos
y allí le abandonó.
Luna quieres ser madre
y no encuentras querer
que te haga mujer.
dime, luna de plata,
qué pretendes hacer
con un niño de piel.
a-ha-ha, a-ha-ha, 
hijo de la luna.
Y en las noches
que haya luna llena
será porque el niño
esté de buenas.
y si el niño llora
menguará la luna
para hacerle una cuna.
y si el niño llora
menguará la luna 
para hacerle una cuna.