28 ene. 2010

Vivir libre



No se había dado cuenta todo lo que había recobrado desde su partida.
Sería que habría curado su dolor, que lentamente se fue acostumbrando al vacío en el pecho y ya no dolía tanto.
Tal vez todo lo que comenzó a ver en el momento de la traición, comprendió que había estado ciega todos esos años.
Pero nadie podía entender lo que había sucedido antes, mucho menos lo que sintió después, y ahora no tenía con quien hablar de lo nuevo que sentía adentro.
Fue un proceso muy doloroso, pero tal vez hasta las mariposas sufren cuando salen de sus capullos.
Tomar conciencia que había estado al lado de un egoísta, ingrato, fue una terrible agonía. Había hecho tantas cosas por él, dado tanto de su tiempo, se desvivió por hacerlo feliz y nunca alcanzaba.
Hasta recordó aquella tarde en que le escupió en la cara todo lo que sentía y él inmutable, como si lloviera. Años después se arrepintió de no haberse ido para siempre en ese momento.
Pero actuaba como hubiese querido que lo hicieran con ella. Le dio tantas oportunidades porque más allá de todo valoraba que fueran amigos.
Ahora dos años después comprendía que nunca había sentido nada por ella, por más que la llamara por teléfono y le escribiera pidiéndole volver. Era la costumbre, sólo para no sentirse un miserable porque su naturaleza no le permitía decirse a él mismo que eso era. Pero ya era tarde no le creía nada. ¿Cómo podía creerle después de todo lo que la había lastimado?
Tenía grabadas en su memoria las últimas charlas cuando le dijo "Basta", las mentiras, la manipulación a la que pretendía volver a someterla, pero ya nunca más, era para siempre, no quería verlo más.
Lo odió, como nunca en la vida había odiado a nadie, le deseó lo peor, y eso era que sintiera lo mismo que había experimentado ella, el dolor, la soledad, el miedo a que alguien otra vez la dejara en carne viva, con el padecimiento a flor de piel. Nunca más se lo repetió tantas veces hasta que ya no hizo falta hacerlo.
¿Qué podían entender aquellos que le decían que era una rencorosa? Si además los había escuchado hacer casi los mismo comentarios y sentimientos.
¿Cómo iban a comprender lo que estaba en su alma? Nadie sabía, aquello que más la angustiaba, no era el amor dado al viento, tampoco eran los esfuerzos, o que le había enseñado todo lo que él sabía, lamentaba la decepción, que no le importó nunca, que no recibió nada, cuando tuvo oportunidad la hizo a un lado como algo que no sirve, que ya no se necesita.
Sufría por no haberse dado cuenta, porque se sentía estafada, todas aquellas promesas que le juró, no cumplió ninguna y hasta lo hizo apropósito sabiendo que la iba a destruir.
Pero ya estaba, era momento de seguir dos años de luto eran suficientes.
Ahora se debía levantar y aquella tarde mientras miraba esa película que tanto había querido ver y que él no la acompañó porque había otros planes se sintió libre.
Nunca más esas horribles películas de terror que no le gustaban, ni alguien que le reprochara algo que había hecho y se lo ocultaba para hacerla sentir miserable.
Tardes tranquilas mirando lo que se le daba la gana, haciendo lo que quería.
Aunque lo más importante era saber que no la volverían a lastimar, eso había pasado, a fuerza de penar encontró la respuesta a sus dolores.
Muchas horas de terapia, un corazón dolorido, muchas pastillas para los nervios y un corazón que latía ahora más libre y sin culpa.
Sin darse cuenta ganó la batalla, las más dura, el miedo a estar sola.
Disfrutaba de sus días en soledad, de sus libros, de sus noches de insomnio, de las tardes de sol, de la lluvia.
Y lo que la hacía más feliz es que había descubierto que no era la culpable de nada, que no era la basura que se sintió el tiempo que pasó a su lado, esclava del terror por fracasar otra vez.
Frustrada aprendió que "cien veces caes, cien veces te levantas."
Miró sus ojos en el espejo, se volvió a cepillar el pelo, sonrió con esa sonrisa que despierta a los muertos, que enamora a los ángeles. Y se juró nunca más sentirse mal por lo que digan los demás.
Con dolor pero había aprendido que lo mejor que tenía era ella y eso le dio mucha ilusión.





12 ene. 2010

Ana Agotada



Ana está cansada.
Su alma de niña perdió la esperanza.
Hace tiempo que olvidó las alas.

Siente su corazón lleno de heridas,
laceraciones que le duelen mucho,
que no pude curar.

Todas las mañanas trata de olvidar,
los amores pasados, los desprecios,
los olvidos, los engaños, las traiciones,
pero está tan golpeada que casi no puede.


Siente el alma vacía,
aquella muerte a la que fue obligada,
sola en ese lugar mientras
le desgarraban las entrañas.


Sólo quería que alguien la amara,
pero no encontró brazos abiertos,
ni cariño incondicional.

A veces los días se vuelven infiernos.
Está cansada de maltratos,
aunque no haya hecho nada.
Desamores, chantajes,
todo duele mucho y está agotada.


Y sin ilusiones
con la psiquis destruída,
y sin ninguna gana.
Está pensando poner
fin a esa mañana.

Tiene veinte años
y siente una anciana.
Respirará hondo y mojará sus pies.
Se acuerda de Alfonsina,
podría hacer lo mismo.

Ahogar en el mar,
su espíritu rendido,
y dormir para siempre,
silencio, callado.

En el cielo dicen, van las ánimas puras,
ella sabe bien que no irá a ese lugar.
Pero al menos no sentirá en la piel,
ese horrible agonía,
de querer que te amen
y no te den nada.

Una ola viene a su encuentro,
la orilla está lejos,
Pierde la conciencia,
encuentra a su pequeño,
unos brazos que la acarician,
es el fin del sufrimiento.

Ya descansa en tierras extrañas,
todo ha terminado.
Ahora camina por otros lugares.
Donde el cielo es de un color
perfecto, y siente que nada
impora ya más.






6 ene. 2010

La leyenda de Narciso



El mito de Narciso tiene varias versiones, pero se trata siempre de un hermoso joven que se enamora de sí mismo, o producto de una maldición, o por la imposibilidad de amar a otra persona.

En la versión contada por Ovidio, Narciso es pretendido por varios muchachos y mujeres. Una de ellas es la ninfa Eco que, castigada por la diosa Hera, estaba condenada a hablar repitiendo las últimas palabras que oía, por lo que le costaba expresar lo que sentía.

Pero un día se oculta en un bosque y cuando Narciso pasa por el lugar, la ninfa hace ruidos, y a la pregunta del joven “¿Hay alguien aquí?”, ella responde “aquí, aquí…”. Luego se aparece ante él con los brazos abiertos en clara señal de amor, pero Narciso la rechaza y se aleja.

Dolida, la ninfa Eco se recluye en una cueva hasta que desaparece, pero queda su voz, que continúa repitiendo para siempre las últimas palabras que escucha.

La diosa de la venganza, Némesis, condena la actitud de Narciso haciendo que este se enamore de su propia imagen reflejada en un estanque. Así fue que el joven contempla su reflejo y no puede separarse de sí mismo, hasta que muere ahogado, atraído y ciego por su propia imagen reflejada en el agua.

En otra versión, Narciso es amado por un joven llamado Aminias, quien pretende su amor y lo busca con frecuencia. Narciso, cansado y, según dicen, incapaz de amar a alguien, le envía al joven una espada con la intención que se de muerte a sí mismo, como prueba de amor. Aminias obedece a Narciso, pero lanza una maldición sobre su amado al que condena a amar a su propio reflejo.

Ahí la historia se repite. Narciso se queda pasmado ante su propia imagen reflejada en el estanque de agua hasta que muere ahogado. Aunque algunos postulan que muere de sed, incapaz de alejarse de su propia imagen e incapaz también de profanar la quietud del agua, por miedo a que la visión desaparezca.

Una tercera versión, un poco menos difundida, sugiere que Narciso estaba enamorado de su hermana gemela, con la que solía salir de caza. Pero un día esta muere y Narciso encuentra consuelo en su propia imagen que le recuerda a su gemela fallecida.

En todos los casos, en el lugar de la muerte de Narciso, nació una flor bellísima, el narciso

La leyenda de Narciso dio origen a la expresión “narcisismo” que se refiere a aquellos hombres y mujeres que están más pendientes de sí mismos que de los demás. Tiene relación con la falta de altruismo y del egoísmo reinante, algo que se parece más a una enfermedad mundial, que a un simple comportamiento.

Tal vez deban recordar esas personas el inevitable final de Narciso.






Creo que este tema va bien con este posteo

YOU'RE SO VAIN - TÚ ERES TAN PRESUMIDO
________________________

Caminabas en la fiesta como quien camina sobre la cubierta de un yate
llevabas tu sombrero estratégicamente caído sobre un ojo y tu pañuelo de albaricoque
Tienes un ojo puesto en el espejo como si te contemplases al caminar

Y todas las chicas sueñan que ellas son tus compañeras
ellas tienen que ser tus compañeras y

Tú eres tan presumido
probablemente piensas que esta canción está inspirada en ti
T
ú eres tan presumido
yo creo que piensas que esta canción está inspirada en ti
no lo crees así

Bien, me tuviste durante unos cuantos años
cuando todavía era una completa ingenua
decías que nosotros hacíamos una bonita pareja y que nunca me dejarías
pero dejaste las cosas que amabas y una de ellas era yo
He tenido algunos sueños que eran nubes en mi café

Tu eres tan presumido
probablemente piensas que esta canción está inspirada en ti
Tu eres tan presumido
yo creo que piensas que esta canción está inspirada en ti
no lo crees así

He tenido algunos sueños que eran nubes en mi café
nubes en mi café

Tu eres tan presumido
probablemente piensas que esta canción está inspirada en ti
Tu eres tan presumido
yo creo que piensas que esta canción está inspirada en ti
no lo crees así

Bien, he oído que te fuiste a Saratoga
y que naturalmente tu caballo ganó
Entonces te fuiste volando en tu jet a Nueva Escocia
para vivir el eclipse total del sol
Bien, estás en el lugar donde debiste estar siempre
y cuando no lo estás, es que estás con un algún espía del submundo
o con la mujer de alguno de tus amigos más cercanos
con la mujer de alguno de tus amigos más cercanos

Tú eres tan presumido
probablemente esta canción está inspirada en ti
.

(Traducción: José Miguel Jiménez)

You walked into the party
like you were walking onto a yacht.
Your hat strategically dipped below one eye
your scarf it was apricot
You had one eye in the mirror
as you watched yourself go about

And all the girls dreamed that they'd be your partner
they'd be your partner and

You're so vain
you probably think this song is about you
You're so vain
I be you think this song is about you
don't you, don't you

Well you had me several years ago
when I was still quite naive
well you said that we made such a pretty pair
and that you would never leave
But you gave away the things you loved
and one of them was me.
I had some dreams they were clouds in my coffee
clouds in my coffee and

You're so vain
you probably think this song is about you
You're so vain
I bet you think this song is about you
don't you, don't you

I had some dreams they were clouds in my coffee
clouds in my coffee

You're so vain
you probably think this song is about you
you're so vain
I bet you think this song is about you
don't you, don't you

Well I hear you went up to Saratoga
and your horse naturally won.
Then you flew your Learjet up to Nova Scotia
to see the total eclipse of the sun
well you're where you should be all the time
and when you're not
you're with some underworld spy
or the wife of a close friend
wife of a close friend

You're so vain
you probably think this song is about you

____________________________________